766. MUCHO, MUCHO FRÍO.
ALFONSO CLEMENTE DOMINGUEZ | Rubio de Boston

La presentadora de las noticias narraba con gran entusiasmo que el profesor Periplez y sus compañeros por fin lo consiguieron: llegaron al lugar más helado del planeta Tierra, al frío extremo, al récord Guiness. Con sus bártulos, sus trineos, sus pesadas ropas de abrigo. Midieron la temperatura y, al comprobar que era la más baja registrada en la historia, se felicitaron de la mejor forma que pudieron, mientras eran sacudidos por un terrible vendaval de aire congelado y nieve, que golpeaba con dureza a los sufridos aventureros.
«Eso no es nada», pensé sin el menor atisbo de fascinación, «deberían medir al lado de los pies de mi mujer».