1471. NOCHE DE GALA
Pau Curcó Vicente | Pau Curcó Vicente

‘- Va cielo, no podemos llegar tarde hoy.

– Lo sé tesoro, ¡pero no me sale el nudo de la corbatita de las narices!

– ¡Cambia de tutorial entonces!

– No, este lo hace bien. Cómo dice el dicho: Vísteme despacio que tengo prisa.

– Cariño cuidado, no te tropieces luego.

– ¿Con qué?

– Con los huevazos que tienes cuando quieres.

– Gracias amor, yo también te quiero…

– Voy bien, ¿no?

– Perfecta, y los pendientes de la boda de tu hermano, me encantan.

– ¿Vamos entonces, no? ¿Corbata bien?

– ¿Cirbiti biin?

– ¿Dices?

– Nada, nada…

– Mira, no me lo puedo creer…

– Si si, un Renault.

– No entiendo cómo permiten que un coche así empañe la imagen del sitio.

– ¡Encima es una marca francesa!

– ¿Y?

– Si que va de bajada este sitio si…

– ¡Mira! Te dicen que te acerques, él nos coge el coche.

– ¿Nos fiamos? ¿No va a ser un estafador, no?

– No creo, va con camisa, debe ser buena gente seguro. Viste como un diputado de Podemos.

– Tienes razón, se lo dejo.

-…

– Buenas noches, cuídemelo por favor.

– Claro, como si fuese mío.

– Cariño, no le quites ojo que no me fio.

– Anda, tira que al final llegaremos tarde.

– …

– Buenas noches, ¿qué van a querer hoy?

– Hoy estamos de celebración, así que por favor, llénelo con Gasolina 98.

– Enhorabuena pareja. ¿Qué se celebra hoy?

– Hoy terminamos la hipoteca de la factura de luz de diciembre, al tener calefacción eléctrica, tuvimos que pedirla. Nos queríamos dar un caprichito.

– ¡Claro que sí! Y no son los únicos. Ese matrimonio con sus dos hijos vienen ya que gracias a la herencia de su abuela, han podido pagar la factura de agua, justo antes de verano, podrán utilizar la piscina. Fue la última voluntad de la yaya…

– ¡Anda que casualidad!

– Miren, me avisa mi compañero que ya lo tienen listo. ¿Van a querer copia?

– No, no nos hace falta…

– De acuerdo, que pasen un gran día.

– …

– Amor, solo para información, cómo me ha encendido que rechaces así ese recibo, estás loco…

– ¿No es un día especial? Pues a tomar por el saco.

– Tú llega a casa, túmbate en la cama y espérame. Hoy lo haremos con gotitas de aceite de girasol por encima, a tomar por el saco…