NUESTRA PELÍCULA
Rafa Chinarro González | Void

1/5 - (1 voto)

Nos cruzamos por casualidad en la cola del supermercado, como si estuviéramos protagonizando una estúpida comedia romántica.

Hola, dos besos, cómo estás.

Te miro como siempre lo hago, con unas ganas ciegas de devorarte desde la planta de tus pies hasta las pestañas de tus ojos; tú, como siempre, miras más al suelo que a mí, debe haber algo interesante en las puntas de tus zapatos. Te digo que estás asquerosamente guapa, tú no eres capaz de decirme que me ves más delgado, aunque sea una mentira piadosa.

Te espero, o me esperas, mientras el otro paga. Me cuentas dos o tres cosas que sabes que no me interesan, pero así quedas bien mientras yo simulo escucharte y recorro tus labios con mi ansiedad y mi silencio. Te miento diciendo que estoy bien. Me dices que un día de estos tenemos que quedar para hacer un café. Te digo que sí, que cuando quieras, aunque sé que mi teléfono no va a sonar.

Bueno…, me dices, dejando unos puntos suspensivos detrás de tu pausa. Yo sonrío y me despido con otros dos besos. Olvido que lo que quería era abrazarte y tú no tienes interés en recordármelo.



De camino a casa, con la bolsa de la compra colgada del hombro, me tengo que parar en una esquina, roto.