NUESTRO PRIMER ENCUENTRO
ROCIO MARENCO TOSCANO | Kira_beagle

3/5 - (2 votos)

Era un día soleado de septiembre cuando la conocí. Cuando entré en la casa de la familia que regalaba cachorros de raza beagle, un señor muy alto me dijo: —un embarazo no deseado—. Entre el revoltijo de cachorros, una pequeña bola de pelo tricolor me miró con ojos brillantes y curiosos. Era ella.



Kira se acercó a mí, tambaleándose con las patitas aún torpes. Su cola se movía enérgicamente, como si comprendiera que este era el comienzo de algo especial. La cogí en brazos, sintiendo su calor y el latido rápido de su pequeño corazón contra mi pecho. Decidí adoptarla.

Llevé a Kira a casa y desde el primer día, se convirtió en parte de la familia. Kira estaba llena de amor y cariño. Cada vez que llegaba a casa, me recibía con saltos de alegría. Cada noche, se acurrucaba a mi lado, ofreciéndome su calor y compañía.

Con el tiempo, me enseñó el verdadero significado del amor incondicional. Y cada día, me recordaba que, sin importar lo difícil que pueda ser la vida, siempre hay espacio para la alegría y el amor.

Así fue mi primera cita con Kira, una cita que marcó el inicio de una hermosa amistad. Y aunque nuestra historia comenzó con una familia que no podía cuidarla, terminó con una que no puede imaginar la vida sin ella.