PARECÍA
Brígida Molina Zapata | Briyita Dinamita

3.6/5 - (12 votos)



Estoy en un parque en un barrio tranquilo, de esos emergentes donde todavía no hay mucho vecindario. Hemos querido quedar aquí para que todo sea con calma, relajado, paso a paso. Estoy impaciente aunque no tengo motivos por qué no te estás retrasando, he sido yo la que ha llegado pronto; antes de la hora establecida para nuestro primer encuentro.

Hay bancos, podría sentarme tranquilamente pero prefiero esperarte de pie, para verte venir. Por eso paseo a lo largo del sendero del parque donde hemos quedado; hacia un lado y hacia el otro. No sé por dónde asomarás.

Al principio tu foto me pasó inadvertida. Fue en una segunda vuelta a todas las fotos de los anuncios de la web, cuando llamaste mi atención. Miré tu foto y sonreí. Tú también parecía que sonreías y ese «parecía» fue lo que me atrapó. Después, tu descripción: lo que te gusta, lo que detestas, terminó de convencerme; a mí tampoco me gusta los fuegos artificiales, ese sonido también me produce confusión y te entiendo, “parece como si el cielo se fuera a caer en pedazos sobre nuestras cabezas”.

Miro el reloj. Ya es la hora. De manera súbita tengo dudas. No sé si estoy haciendo bien. Querer conocerte quizá sea más por curiosidad, que por tener la certeza de querer establecer una relación contigo. Me prometí a mí misma que dejaría pasar más tiempo. No hace ni un año……

Pero parecía que sonreías y por eso tengo que conocerte.

Ahí llegas. La foto no mentía: “pelo negro”. La descripción tampoco: “andares desgarbados”. Avanzas con aire despreocupado, eso me gusta. Llegas y te lanzas a besarme la cara. Eres más alto de lo que me esperaba. Creo que te gusto. Olfateas mi mano y caminas junto a mí mirándome de vez en cuando. Y nuestra primera cita tiene de fondo fuegos artificiales, pero en silencio.