790. PAZ Y AMOR
Marcos Mendoza Ross | Ross

Ocurrió un día de un mes de un año que el narrador, un servidor, no recuerda. Las selecciones nacionales de futbol de España e Inglaterra se enfrentaban en un partido de vital trascendencia en el campeonato del mundo. El encuentro se hallaba muy igualado, la tensión se incrementó hasta niveles estratosféricos y cada balón dividido se convertía en un conflicto voraz.
En uno de estos enfrentamientos un jugador español realizó una entrada sanguinaria contra su rival británico, dejándole tirado en el suelo. La mitad del estadio, correspondiente a los aficionados hispanos, comenzó a gritar con ira y fervor:
– ¡Písalo, písalo, písalo! – alentando al futbolista a terminar la faena.
El partido acabó en empate, pero el resultado pasó a un segundo plano en los tabloides británicos, que resaltaban aquella acción en particular por encima de todo lo demás:
“Ejemplo de deportividad entre los aficionados españoles. Tras la brutal entrada de Matías Queroso sobre Putterill la grada correspondiente a los hinchas de la roja comenzaron a gritar para poner paz en el asunto al son de:
!Peace and love, peace and love, peace and love!
Todo un ejemplo de las buenas intenciones de este maravilloso país. El primer ministro ha querido felicitar al presidente español invitándole a un banquete típico inglés formado por empanada de riñón y pastel de pescado, si bien no ha sido posible llevarlo a cabo porque el político español decía encontrarse indispuesto de la emoción tras esta muestra de cariño de la afición de su país”
Deivid Guasington, un conductor de trenes londinense leyó este artículo en el periódico, sacándole una sonrisa antes de comenzar su eterna jornada laboral.
– ¡Que majos estos españoles! – pensó para sí mismo.
Esto mismo ocurrió con buena parte de los ingleses que leyeron la noticia. Las relaciones diplomáticas entre ambos países pasaron a ser excelentes y el cielo soleado iluminó ambas naciones. Todo por un error de traducción en el cual los españoles se hicieron los suecos.
¡Ah, se me olvidaba! Ninguno ganó el mundial, pero ganaron un país hermano para la posterioridad.