1187. POLVO DE ESTRELLAS
José Luis Baños Vegas | Estelar

Es curioso que yo conozca más a una surcoreana, con la que me chateo a muchos miles de kilómetros de distancia, que a mi vecina de piso, una joven que pasea a su pitbull sin bozal y apenas me saluda cuando coincidimos en el portal; quizá porque tiene manía a los que, como yo, padecemos la crisis existencial de los cincuenta y tantos. Este desapego vecinal no parece acode con la conocida teoría científica que asegura que todos nosotros nacimos del mismo polvo de estrellas; algo que, bien mirado, debería hermanarnos de alguna manera. Si hoy ambos fuésemos afganos en Afganistán, ni ella podría pasear a su perro ni yo chatearme con la surcoreana. Y es que necesitamos desprendernos de vez en cuando de nuestra cómoda rutina para ver el mundo con otra retina; por mucho que los científicos digan que todos somos hijos del mismo polvo estelar.