Primavera fuera de lugar
Patricia Collazo González | Lucía Anderson

Votar

Incongruente enamorarse en otoño, ¿no es la primavera para eso? Incongruente el calor arrebolado en una mañana lluviosa de domingo por el Rastro, de música en las calles y sonrisas café con leche.

Incongruente enamorarse en otoño. Las mariposas van por dentro y no hay flores en los balcones pero brotan en tus ojos entornados cuando el primer beso nos sorprende en un semáforo en rojo.

Incongruente enamorarse en octubre. Doblemente, en octubre a los cincuenta. Confabular dos otoños para pintar primaveras ocres en nuestros lienzos cuarteados, de óleo sedientos,y fuera de todo pronóstico, vivos.

Es incongruente, y no procede, y no estaba en el guion. Por eso improvisamos, por eso caminamos hasta Santa Ana otra vez, esquivando el tren en Sol, para pedir el enésimo café (o un té verde yo, que nunca bebo té) y dejarnos llevar.

Para consentirnos caer, irremediables, en la sensación. Como hojas de otoño, arrebujadas a nuestros pies.