Primer día en Villahierro
Yolanda Alonso Puente | Yoli

5/5 - (1 voto)

Son las 8.30 de la mañana. El día es luminoso y fresco. Dejo el coche en el aparcamiento; una explanada de hormigón en la que apenas hay coches.Hoy no es día de visitas.

Entro en el gran hall acristalado, me dirijo a la ventanilla donde una funcionaria me inspecciona de arriba a abajo con su mirada. Le digo que soy la nueva profe de jardinería. Me pide el DNI y rebusca entre papeles la orden para dejarme pasar y el carnet identificativo que debo llevar visible mientras esté dentro.

Después tengo que pasar por el «arco». Siempre que lo hago pita y aquí también pitó. Me quité las llaves, el teléfono, el cinturón pero faltaban los zapatos. Vuelvo a pasar y ya no pito.

Me abren una puerta automática y entro en un largo y estrecho pasillo acristalado. Llego a un hall, a la derecha una escalera que da acceso en primera planta a las oficinas del personal directivo y a la izquierda una «pecera» con un funcionario. Cruzo una puerta circular de hierro, un patio exterior y entro en otro hall. Subo por la escalera de la derecha y busco la oficina de mi jefe directo, un señor entrado en años.Me saluda y da la lista de alumnos -internos y el material que tengo que repartirles.Me comenta que las aulas están en el módulo socio-cultural.

Bajo las escaleras,otra pecera y otra puerta circular de hierro.! Por fin estoy dentro!

Tres grandes edificios rectangulares entre los que hay un jardín y una zona hormigonado aparecen ante mis ojos. El izquierdo es el módulo de enfermería, el central corresponde a cocina y lavanderia y el módulo derecho el socio cultural. Allí dirijo mis pasos. Atravieso una puerta de cristal y veo una»pecera» central con dos funcionarios.Abren la pequeña ventanilla y les digo que soy la nueva profe de jardinería. Rebuscan en un pequeño armario.Uno de ellos sale y juntos subimos al primer piso. Un pasillo lleno de puertas cerradas con llave, grises de hierro. Me abre la número 6 y se va

.Ya son las nueve menos cinco, observo la clase, quince pupitres blancos sobre los que coloco el material. Un cuaderno, un lápiz, una goma, un boli .Con un afila puntas podrían herirse. Las nueve. Una sirena suena. Pronto se oye un murmullo enorme de gente al acercarse. Comienza la jornada. Mariposas en el estómago .