RAREZAS
GUILLERMO VILLASANTE MARCOS | Guille

Votar

RAREZAS.



—¿Sabes? Hace mucho tiempo, muchísimo, accidentalmente un par de células entremezclaron su ADN. Irían flotando y se chocaron, o tal vez una fagocitó a la otra para alimentarse y mira por dónde iniciaron sin saberlo una nueva forma de relación. Antes de eso todo era división y duplicación, cada uno a lo suyo.



Él no contestó más que con un leve encoger de hombros.



—A veces lo imagino —continuó ella —Me gusta pensar que esa fue la primera cita de todas ¿no?



—Ah, bueno, si tú lo crees así.



Luisa se sintió fatal al momento ¿por qué tenía siempre que decir cosas tan raras? ¿por qué no podía ser una chica normal con pensamientos y conversaciones normales?

Paco le gustaba de verdad, le parecía guapo a rabiar y a diferencia de otros siempre la trataba con amabilidad. Aunque no se permitiría jamás creer que él podría fijarse en ella la esperanza era tozuda.

Pero la ínfima posibilidad se había desvanecido por culpa de sus rarezas. Aguantó las lágrimas apretando fuerte los puños debajo de la mesa de la cafetería de la facultad.



—La verdad que nunca lo había pensado, pero es curioso —hablaba Paco, sonriendo tímido sin mirarla a los ojos —que por dos células de hace la torta de años sienta yo ahora lo que siento al estar aquí contigo.



Y Luisa abrió mucho los ojos.







Guillermo Villasante.