313. RECORTE DE PRESUPUESTO.
Mixcoatl Sotelo Sedano | mr fowker

Hace un tiempo, tuve una amiga que siempre llevaba su propio lunch a la escuela. Su comida siempre olía raro, en ocasiones hasta se veía hasta un poco verde. Resulta que ella iba a recoger su comida en el basurero de la escuela para ahorrarse unos cuántos centavos. Según ella, todavía estaba buena. Lo peor de todo, es que un día hasta le acepté un taco.
Tal era el recorte de presupuesto, que mi madre cuando nos llevaba a la feria del pueblo nos metía imanes en los zapatos, para que se nos pegaran las monedas que se le tiraban a las personas que se subían a los juegos.
El recorte de presupuesto continúa amigo lector. Pues basta con contarles, que hace poco hice una parrillada en mi casa y puse en la parrilla dos costillares de cerdo. Cuando me descuidé un poco, mi perro agarró un costillar y tuvimos que pelear por él. Afortunadamente, salí victorioso y se lo quité , lo lavé y lo cociné.
Mi mujer no sabía de eso hasta ahora que esta leyendo esta publicación.