544. RECUERDOS UNIVERSITARIOS
Juan Luis Lorenzo González | Juanlu Lorenzo

Con motivo del comienzo de los estudios universitarios de mi hijo en Salamanca, me acordé de mi época en dicha Universidad. Años 90, donde venían a estudiar chicas de todos los países.
En primero, salí tres meses con una china, de abril a junio, fué , un rollito de primavera.
Luego salí con una de Malasia, un día patinando, se hizo un roce en el pié, la llevé al podólogo,le digo,
¿que le parece?, dice pues me parece un callo malayo, digo yo, sí, era más guapa la china.
Luego salí con una francesa, que hacía fatal las tortillas de patata, un día le dije , que mala la tortilla, dice, si quieres te hago una francesa,llega a haber lenguaje inclusivo en esa época, y me hubiera hecho un trabajito en toda regla. Cuando me dejó, se fue sin despedirse, ¡a la francesa!.
luego salí con una saharahui, flaquita, que se llamaba Calima, me gustaba cogerla en peso, y echarle un polvo en suspensión.
Salí con una mexicana pedante, cuando ibamos a un mexicano a cenar, yo pedía burritos, y ella, para mí, Ignacios con guacamole.
Una jamaicana , para impresionarla con mi cultura , le decía ¿que emisora de radio escuchas?¿ de reggae?, dice , no, radio María, no te jode, si es por tópicos.
Salí con una de la República Dominicana, como Juan Luis Guerra, como me hubiera gustado ser un pez, para meter mi nariz en su pecera…
Salí con una vasca que me miraba mal, no sé si era vasca o era vizca.
También salí con una finlandesa, que siempre que le decía de hacer el amor, se hacía la sueca,pero yo sabía que era finlandesa.
Salí con una israelí y palestina a la vez, que se llevaban genial, hasta que empezaron a compartir piso y a pelearse por la mejor habitación. al pasillo lo llamaban , la franja de Gaza. Aún así, cuando hacía un trío con ellas, saltaban chispas, del chaleco de la palestina.
También salí con una catalana, que no le gustaba mucho hacer planes juntos, era superindependiente. Ibamos al cine, y cada uno entraba en una película. para cortar conmigo, hizo un referendum, pero no fué válido, por que sólo le preguntó a sus amigas.Y hablaba rarísimo, me decía, ESCOLTA tu , yo le decía, sí, es colta pero golda.Ahí tuve un» deja vu», pensé, la china tambieén hablaba catalán, también decía ESCOLTA, yo le decía, que sivarita, ni que los chinos la tengan tan larga. de todas formas, si yo mirara con los ojos al cincuenta por ciento, también vería todo chiquitito.
a medida que fui conociendo chicas , me di cuenta de que el catalán era un idioma más hablado de lo que yo creía.
También salí con una asturiana rara, con mala leche.
Una panameña , que tenía muy estrecho , el canal.
Una que aunque era de Ciudad Real, le gustaba más que la pusiera mirando pa´ Cuenca.
Una de Teruel, así sin más, que Teruel también existe.
y para terminar, salí con una de Manila, la última, de Filipinas.