647. RESEÑA AL RESTAURANTE LA SONSIRA DE AMELIE EN GOOGLE MAPS
Francisco Javier Díaz Fernández | Fran El Humano

CuriosoFurioso87 – Local Guide ·1 estrella.
Lamentable la experiencia vivida hace dos tardes en el “restaurante” (por llamarlo de alguna manera) La Sonrisa de Amelie. Un trato deplorable por parte del personal. Un escándalo.
De muy malas maneras acabaron por echarme, supuestamente, por entretenerme con los elementos que había para el divertimento de los clientes. Además, la tortilla estaba malísima, y ni rebajándola con kétchup se podía comer uno eso. El pan era más bien corcho, y el refresco de cola sabía a rayos. El vino, eso sí, se podía salvar.
El restaurante goza de amplio aparcamiento.

RESPUESTA DEL RESTAURANTE.
Buenas tardes, soy el camarero que le atendió.
No nos hizo usted caso.
En primer lugar, en nuestro restaurante no tenemos tortillas, era una quiché como bien le expliqué. Tampoco teníamos la colaloca que pidió. Le ofrecí un refresco de cola de una marca ampliamente conocida, y usted tuvo el descaro de hacerse un kalimotxo en mis narices (con una botella de Ramón Bilbao que robó de la estantería), amén de comerse el posavasos publicitario.
Siguiendo con sus quejas, en un local como el nuestro es difícil encontrar kétchup, así que no sabemos muy bien de dónde sacó usted aquel fluido rojo, pero el limpiador nos abroncó por el olor que desprendía la sala, además de que estuvo media hora rascando la mesa con una espátula. En última instancia, le recordamos que tuvimos que echarle del establecimiento porque se puso a hacerle pedorretas en la barriga a los hijos de otros clientes que frecuentaban el local.
A título personal, me gustaría puntualizar que es una pena enorme que un chico tan guapo y tan atento con los niños, sea tan despistado y maleducado.

RESPUESTA DEL CLIENTE
Lo que es realmente una pena, es que un camarero tan atractivo, con esa voz de doblador tan sugerente, y con esas exóticas cejas poblada como dos orugas procesionarias, no haya tenido el descaro de invitarme a cenar.

RESPUESTA DEL RESTAURANTE
Vale.
Pero vamos a otro sitio, por lo que pueda pasar.