165. RETRETES Y MÚSICA CELESTIAL
ROSA LLORENS RONDA | DAMA MISRERIOSA DEL 5ºA

En el retrete es donde se conocen los sonidos más íntimos, más deshinibidos, más sinceros.

Todas las mañanas, el vecino del Bajo C tose que parece que se le van a salir los pulmones por la boca . Tose a tus anchas, ahí no te oye nadie, o eso crees. Desatasca tuberías de gran fumador que ha adoptado una EPOC.

Doña Melindre, incapaz de decir una palabra más alta que la otra, por ser elegante, expele ventosidades de fontanero cada vez que va al aseo. Nunca se vio tal potencia en culo tan chcucurrío.

A la vecina del 2ºD le vuelven loca las legumbres y cuando va al váter es un espectáculo comparable a las buenas mascletás valencianas. Cuando te la encuentras por la escalera pone cara de ¡Yo no he sido! Pero bien se sabe que sí, porque tiene la mala costumbre de suspirar después de cada ráfaga ¡Ayyyyyy!

La del 1ºB es una fumadora empedernida, con asma incluída en el paquete. Vaya por Dios. Ahí sí que hay que cerrar ventanucos. Penoso. Qué sufrimiento. A veces hay que esperar a que termine por si hubiera que llamar al SAMU. Cualquier día se queda fiambre encima de la taza.

También los hay que cantan bajo la ducha. Algunos dan gusto. Otros ni fu ni fa. Los hay que empiezan bajito porque no se saben la letra y acaban tarareando a voz en grito. Pero unos pocos recogerían buena cosecha de tomates en un escenario.

¿Por qué será que hay quien piensa que lo que se hace en ese reducto no trasciende?:
Suena el móvil, lo cogen y se van corriendo al aseo que esté libre y “Sí, cariño. Sí, Pilu, mi amor. Pero hoy no puedo ir a verte, mi mujer sospecha algo y tengo que quedarme en casa”. Y por el ventanuco se ha enterado su mujer que se está maquillando en el otro aseo; la hija de los del 3ºC que se está depilando; el del 4ºB que tiene salmonelosis desde el domingo, que comió en casa de la suegra (interesantes y pastosos sonidos estos); el del 1ºA y el electricista que había ido a arreglarle el fluorescente de encima del lavabo. Hay que de cir que el electricista es el marido de la parienta del otro lado del hilo telefónico, que oye lo de “Pilu” y se le ponen los tímpanos como escarpias “¡Mi Pilu!” Berrea a pleno pulmón. El salmonelóico aprieta el ano y se queda a medias; la vecina del 5ºB rompe el espejo del apretón que le da con la bayeta; la del 3ºC se arranca hasta la piel; al del 1ºA le da un ataque de risa y la mujer del amancebado coge la escobilla y sale corriendo al otro baño. Y sabrán los dioses por donde sale todo esto, porque yo no pienso ser testido de este disparate.

¡Adiós!

DAMA MISTERIOSA DEL 5ºA