526. SE APARECE EL GENIO DE ALADINO EN UNA LATA DE ANCHOAS
Luciano Montero Viejo | COMETA AZUL

La sierra madrileña está conmocionada por lo ocurrido en una obra de la localidad de Peñarejo. Un inmigrante ecuatoriano, llamado Washington Parrondo, se disponía a almorzar cuando al abrir una lata de anchoas salió de su interior un individuo con chilaba y turbante. El trabajador corrió despavorido, creyendo que era un comando yihadista, pero al volver sobre sus pasos el personaje le reveló que era el genio de la lámpara de Aladino y que había transmigrado por error a este envase debido a que el óxido acumulado por siglos había hecho la lámpara insalubre.
El ayuntamiento ha acordado nombrar al genio hijo adoptivo, recalificar la finca, propiedad de un cuñado del alcalde, y crear en ella un parque temático. El líder de la oposición municipal ha declarado que no le extraña que ocurran cosas así en el pueblo, dado que el mismo ayuntamiento es como la cueva de Alí Babá y los Cuarenta Ladrones. Las autoridades estudian la situación de la esposa, los seis hijos y la suegra del trabajador ecuatoriano, aparecidos repentinamente en el pueblo como resultado del deseo concedido por el genio a su liberador, y que son por tanto inmigrantes ilegales.