1575. SE MURIÓ MI SUEGRA
Rodolfo Antonio Rico Chávez | Lame AK.

La semana pasada se murió mi suegra… y bueno ella era maravillosa. Descubrí en carne propia que en este país hasta para morirse hay burocracia.

Los muertos descansan en paz… uno no. Imagínense ustedes que se te muere la mamá. Dios no quiera, pero bueno a todo el mundo le toca. Se les muere la mamá y en medio del llanto les dicen que para entregarle el cuerpo necesitan la partida de nacimiento de todos y cada uno de los hijos.

Y ojo no es de la generación de nuestros padres que tuvieron uno o dos hijos y se divorciaron, sino de nuestros abuelos.

Porque bueno mi suegra tuvo 4. Y mi suegro cuatro más que él sepa, pero en realidad nadie está muy seguro.

Entonces imagínense que tuviste 4 hijos y a cada uno de ellos en medio de esa desesperación que es la muerte le toca buscar su partida de nacimiento.

Y si, siempre estará el obsesivo compulsivo que guarda todo, pero nunca falta alguien desordenado que nunca sabe dónde pone las cosas.Y claro hay que conseguirlo rápido, para poder velar al muerto, para enterrarlo, para poder llorarlo como debe ser.

Cuando se muere alguien yo nunca sé qué decir. Y casi siempre termino no diciendo nada, dándole una palmada en la espalda y poniendo cara de compungido. Pero no, hay gente que llega a la funeraria y le pregunta a la familia:
-¿Cómo estás?

De verdad cómo cree la gente que va a estar uno… jodido se te murió la mamá, la madre que te parió. Que insensibilidad.

Pero si estaba mayor y enferma te dicen: Por fin descansó.

Aunque tengo que decir que a mi suegra luego que la operaron, si que descansó. Nos dijo al día siguiente que era la primera vez que dormía en dos meses tan bien: Le habían dado lexotanil.
Y al día siguiente de eso fue que se murió.

Pero de verdad el que no descansa es uno, de las tonterías que puede llegar a decir la gente.

Mi esposa está embarazada, siete meses.
Y casi todo el mundo le dice… No casi no todo el mundo no, TODO EL MUNDO:
“Cuídate por el bebé”, “el bebé siente tu estado de ánimo”.
Es como si creyeran que mi esposa tiene un botón en algún lado que sirve para dejar de sentir. Como tienes un bebé no sientas nada.
Y esta gente que te dice eso como que nunca en su vida vio una clase de psicoanalisis.

Se imaginan ustedes las consecuencias de toda esa represión sobre la muerte de la mamá: Yo creo que un bebé con esas emociones reprimidas se puede terminar convirtiendo en un asesino en serie de esos que saca un arma en la escuela y le dispara a todo el mundo . O sino las consecuencias de esa represión las termina pagando el esposo. O sea yo.

Por eso yo digo que llore, que viva su duelo. No vaya a ser que me venga a joder a mi el día de mañana. Guillo.