378. SEÑALES
Yolanda Cabo | Ginebra

En algún sitio lo he leído. Las señales de que tienes una inteligencia superior a la media son:
Decir palabrotas
Hablarte a ti mismo
Tener sentido del humor

Hay señales que engañan. ¡Otras no! Conocí a Javier en plena Filomena. ¡Hay que joderse! Que mi chico viniese acompañado de un frío y nieve de tres pares en medio de una Pandemia prometía…

Dejé mi coche en la M30 tras 5 horas esperando a que vinieran a sacarnos. Me encontré a Javier en la salida siguiente, a la altura de Ventas. Estaba lanzándose bolas con unos amigos que, como él, pintaban canas y se habían quedado varados.

Me convenció para unirme. No le costó mucho. Todo empezó con un bolazo en la cabeza. La mía. Debió de descolocarme alguna neurona.

—Chiqui, ¡por lo menos no te he dado en un pecho!

Su acento lo delataba y le daba un poco de color a un día de lo más gris.

—Menuda guasa.

—Aaaaro… Menos mal que los del sur venimos a poblar la España vaciada.

Todo empezó con un bolazo y unas risas que dieron paso a findes en las playas de Málaga y guasa, mucha guasa.

Ese día terminamos juntos en mi casa. Me estuvo comiendo la oreja toda la noche entre peticiones de matrimonio.

—Anda, ¡cásate conmigo!
—Que no me caso contigo, ¡pesao!
—¡Cásate conmigo!
—¡Que no me caso contigo!
—Anda, cásate conmigo… ¡aunque solo sea un poquito esta noche!

Durante un tiempo me moría de la risa con el muchacho. Su @#∞# madre. Pero lo que empezó con un bolazo terminó con una llamada a la policía. Me muero de la risa… y de vergüenza.

Hacía doce días que Javier había vuelto a Málaga. Llevábamos unos 9 meses juntos. Fue irse y desaparecer. Por más que lo llamé y le wasapeé. Ná de ná. Hasta le envié el listado de cosas que tenía que devolverme, que eran mías, que más le valía devolverme mis cosas.

(Lista a mi ex)
Portátil
Cuadro
Tobilleras
Goma gluteband…

Ná de ná. Contacté con un amigo suyo por Instagram. También con una vecina… Nadie lo había visto. Que estaría liado, que no me preocupara, que me dirían. Después de días de espera, llamé a la policía para que fueran a su casa.

Decir palabrotas
Hablarse a sí misma
Tener sentido del humor

Esa era yo. Pero no debía de ser muy inteligente o no habría caído en sus redes. Eso sí, aprendí el significado de ghosting:
la práctica de cesar toda comunicación y contacto con una pareja, amigo u otro individuo sin ninguna advertencia o justificación aparente y, posteriormente, ignorar cualquier intento de acercamiento o comunicación

¡Viva la Wikipedia y la policía que fue a su casa y habló con él! Esta me recomendó tomármelo con humor, que era una práctica habitual, que no era culpa mía… ¡Aaaaaro! Su @#∞# madre.

Al menos he recuperado mi portátil… y mi goma gluteband.