1204. SER POSITIVO
Pablo López de Aramburu | Gracia Solera

Hoy puede cambiar la vida de Pablo. Espera una carta importantísima.
Llaman a la puerta. Abre nervioso. Es Marta. Siempre se mete con ella porque dice que las mujeres no tienen gracia.
Se sorprende, no la esperaba hoy. Y menos en casa.
Marta le da un test con dos rayas. Pablo pregunta qué significan.
– Positivo. – responde ella.
Pablo se echa las manos a la cabeza, Marta trata de consolarle:
– Aún no me voy a morir, eh.
Pablo compungido, el mundo se le ha caído encima.
Marta está a punto de marcharse pero Pablo le pregunta:
– ¿Dónde vas?
– A casa de mis padres a decírselo.
Pablo la retiene.
-Siendo positivo los vas a matar.
-No tengo el covid, estoy embarazada.
A Pablo la respuesta le duele más que la muerte. Marta pregunta:
-¿Por qué te pones así? ¿ Es porque soy menor?
Pablo ojiplático pregunta:
-¿Cómo que menor, no tenías dieciocho?
-En unos meses.
-No puedes decírselo a tus padres. – le pide Pablo.
-Son mis padres, no se lo puedo esconder.
-Me van a odiar por ser el peor yerno.
-¿Es porque no estamos casados? Podríamos casarnos. – propone Marta.
-¿Estás loca?¿Cómo nos vamos a casar?
-¿Por qué no ?
-Porque ya estoy casado. – responde Pablo agitado.
-Divórciate- propone Marta.
-No -tajante – ¡Estoy casado con tu hermana Lola!
Ding-dong.
Abre Marta que ya se iba…Es Lola, su hermana.
-¿Qué hace aquí Marta? – le pregunta Lola a su marido.
Pablo nervioso la mira, no sabe responder. Lola no le da mayor importancia, viene contenta y le pide que aún no se vaya, tiene que darle una buena noticia a ambos:
-Estoy embarazada.
Pablo se echa las manos a la cabeza. Marta ríe ilusionada. Pablo se pregunta qué puede ser peor.
Lola le pide a su hermana que sea la madrina. Marta acepta, la abraza, se besan.
A Pablo se le viene el mundo al suelo, es el peor día de su vida.
-Además puede que sean gemelos según el médico-añade Lola.
Marta mira a Pablo, no sabe si sincerarse, se lanza:
-Yo también quiero decirte algo. ¡También estoy embarazada!
Las hermanas se abrazan y saltan. Lo celebran entre vítores.
Pablo está mareado y con ganas de vomitar.
-Te veo mala cara – le dice Lola – ¿Es por la carta que estabas esperando?
Pablo para escabullirse responde:
-Sí, es eso.
Lola se va hacia su bolso y rebusca. Marta le susurra a Pablo:
-Cuando queremos podemos tener gracia.
Pablo la mira aterrorizado, no le hace ni pizca.
-Tranquilo, que era una broma. – añade Marta.
-¿Cómo, no estás embarazada? -pregunta él.
-Eso sí, pero no soy menor.
Lola le da la carta a Pablo:
– Me encontré al cartero en el portal. Toma.
Pablo abre la carta que tanto tiempo ha estado esperando, son los resultados de su prueba de fertilidad.
Mira a las dos. Una lágrima cae por su mejilla.
Ríe y llora.
Descubre que es estéril. Respira y se dice:
-Hay que ser positivo.