Si es niña, del Barça
Julia Goni | Girasol

1/5 - (1 voto)

Un golden retriever llamado Apolo. O mejor un husky con nombre canino genérico, Coco, Simba. Quizás un mestizo desproporcionado al que le quede holgado el apellido de algún jugador legendario de fútbol. Iniesta, tal vez Guardiola. Puedo negociar algún colchonero, pero no más; aunque juegue de visitante.

Dos tote bags para distribuir el peso de los libros de camino a El Retiro. Si es más lejos, mochila, nada con ruedas. Un ventanal enorme, donde entre la luz a toda hora. Con balcón. Céntrico. O bueno, lejos de Gran Vía pero no tanto. O bueno, sin balcón pero con luz. O bueno, sin balcón y con luz solo dos horas al día pero; pero nada, igual es compartido. Trabajo, amistades y gimnasio sin compartir. A menos que haya de esas promociones donde se paga una única matrícula.

Los domingos aquí, los festivos allí. Noche buena y vieja aquí; Navidad y año nuevo allí. Julio en ninguno de los dos. Nada sofisticado tampoco nada cutre. Pocos invitados. Tacones ni de coña, vestido tal vez. Sudeste asiático en caravana, ideal. All inclusive en Cancún solo si es una semana. Prohibido cualquier Junior. Eso de transferir los traumas de todo un árbol genealógico condenando a la criatura a fracasar o triunfar por asociación, a ir a terapia, constelaciones familiares y biodescodificacion debería ser ilegal desde el inicio de este siglo.

Ha llegado.

¿Lleva puesta una camiseta del Real Madrid?