137. SIGUE BUSCANDO
Roberto Arróniz Martínez | Javier Rosado

Escucha, Juan, muchas gracias por tu libro de autoayuda y por interesarte por mi estado emocional, pero estas cosas no funcionan conmigo. Bueno, ni conmigo ni con nadie, que pareces nuevo. Esto es una engañifla como la copa de un pino, hombre.
Que no es culpa tuya, ¿vale? El mundo está lleno de estos conseguidores de discoteca. Y ahí están, todos los días del año por la tele, con sus libritos, sus frases hechas y sus profecías de que la depresión te la creas tú sin darte cuenta, porque claro, tú eres tú, pero tú no te das cuenta de cómo eres tú y tú, siendo tú, no eres consciente de que estás deprimido porque resulta que eres tonto, pero no lo sabías.
Aquí lo pone bien claro, Juan, no pasa nada, porque a pesar de todas las desdichas del universo, hemos tenido la suerte de coincidir en el espacio-tiempo con la filosofía del pensamiento positivo y, con los consejos de este libro, podemos lograr cosas increíbles. ¿De verdad te crees esto? O sea, que me leo una de estas frases de ánimo, me automotivo como no me han motivado nunca y salgo a la calle de un empoderado que echo chispas. ¿Así funciona?
Pero mira qué frases, Juan: “encuentra tu persona vitamina”, “puedes, si tú crees que puedes”, “no estés triste si estás triste”, “lo importante es que tú estés bien”, “el no ya lo tienes” … Esto es peor de lo que yo pensaba. De vergüenza ajena. Madre mía, qué sarta de mentiras y qué nivel de depravación humana. Me fascina este señor, el gurú del Perogrullo y de lo obvio, la respuesta a un conflicto espiritual que nadie tiene y que él mismo ha creado. De verdad, me estoy hasta enfadando. Este tolay no ha tenido un problema real en su puñetera vida. Qué pesadilla de personaje. Estoy seguro de que hay gente en la cárcel por mucho menos.
Hazme un favor, Juan, devuelve el libro si no te importa. Que regrese cuanto antes al vórtice de felicidad y azúcar glas del que nunca debió salir. Te lo agradezco igual, pero no me siento cómodo con estas cosas. ¿Qué no tienes el ticket? No pasa nada. Tú te convences a ti mismo de que sí que lo tienes y te motivas convenientemente antes de ir a la librería. Técnicamente el no ya lo tienes. Que te devuelven el dinero, genial, que no te lo devuelven, pues ancha es Castilla, continuamos para bingo, el fútbol es así, lo importante es participar y tú sigue buscando, hay miles de premios.