740. SOLO CARLITOS Y YO
MARICARMEN PEÑALBA RODRÍGUEZ | Lela Beltrán

Madrid, 20 de mayo de 1994

Querida Sonia:

Te escribo para pedirte disculpas, siento mucho lo que voy a contarte y no me he atrevido a hacerlo por teléfono. El otro día sin querer a tropelle a tu gato, te echaba de menos y salió detrás de mí pero yo no lo vi y…Lo siento, lo siento mucho. Quizás no hubiera sido tan mala idea que te lo hubieras llevado, al fin y al cabo Nueva York no está tan lejos.

El pájaro vuela muy bien, por lo menos la última vez que le vi. El otro día al quitar el bebedero como era tan pequeño se escapó por el agujerito, fue en un segundo y trate de cogerlo pero el vértigo al ver los cuatro pisos debajo me lo impidió. Lo mismo ha ido a buscarte, mira bien por Central Park.

La verdad es que hasta el pez te echaba de menos y podías haberme avisado de que era saltarín. El lunes, al venir de buscar a Carlitos de la guarde, estaba en el suelo. Intente reanimarlo en la bañera mientras ponía a Carlitos a hacer pis pero se coló por el desagüe. Creo que llene mucho la pecera.

Bueno, espero que el trabajo te vaya muy bien y vuelvas pronto. Como ves aquí nos apañamos más o menos bien.

Un beso muy grande de los dos. Carlitos y yo te echamos muchísimo de menos.

Juanma y Carlitos

P.D. Las plantas están muy bien, tienen unas flores preciosas.