1268. SOLTEROSKY
Abdelhakim | JACOBO

Realmente echaba de menos mi vida de soltero, antes de casarme mi salario era solo mío, hacia lo que quería y salía cuando quería. Ahora tengo que mentir cuando salgo a tomar algo con mis amigos porque mi mujer no se fía de ellos, desde que leyó aquel mensaje de mi mejor amigo diciéndome que estar soltero es lo mejor del mundo, que no entendía porque había dejado esa vida tan maravillosa. Con el paso del tiempo, el romance se enfrió, y los comentarios de mis amigos empezaron a hacer mella en nuestra relación. Un día decidí pedirle el divorcio a mi mujer, le dije que la vida de soltero me llamaba más.
Le costó aceptarlo , pero lo llevamos bien. Llegó el día y fuimos a firmar los papeles, salgo feliz del juzgado y voy a ver a mis colegas – ¡Ya soy soltero! – Me miraron extrañados y exclamaron – Soltero no, divorciado querrás decir- Se me cayó el mundo encima y fui a pedirle perdón a mi mujer, pero ella ya tenía novio, y me tuve que acostumbrar a la vida de divorciado.