Su primer viaje
Luis Ruiz Calvo | Apiru

Votar

SU PRIMER VIAJE





Es hoy cuando conoce a Marcela. Un juego de miradas y la timidez del primer acercamiento. Ella, más decidida, se aproxima y pregunta su nombre. Y Marco añade a su respuesta algunas palabras más. A sus veintitrés años no ha besado los labios de una mujer y esta le gusta, le gusta mucho y no quiere equivocarse. Duda si deben ser sus labios los primeros que se acerquen; le atraen, les desea. Y sin embargo, es Marcela quien, desenfadada y sin prejuicios, acerca su boca para besar a Marco que, en ese momento decisivo, se asusta y duda. Y sus mejillas se sonrojan.

Después, Marco expone una disculpa obligada para descubrir su miedo. Miedo a que ella no sienta, en su primer beso, el deseo de seguir besándose más. Marcela sonríe y se enternece, toma sus manos y le aporta serenidad, le añade complicidad, le trasmite confianza. Situados una frente a otro la mirada da paso a una conversación cargada de silencio en el que no necesitan palabras. La comisura de sus labios se abre en una sonrisa cargada de emoción y felicidad y ahora sí, ahora Marco acerca su boca a la de Marcela y rozan sus labios tímidamente. Con voz entrecortada susurra la promesa de que nunca rechazará los labios de Marcela. Se abrazan, se ríen y se besan los siguientes cuarenta y siete minutos.

Expresan sus “quiero verte” con buenos días de WhatsApp o con un puñado de versos que se envían. Antes de que llegue un serio compromiso, se quieren conocer, se quieren respirar y oler, pasar unos días juntos, no solo esos ratos de cervezas y pizza Kill Bill en Lamucca como hasta ahora. Dar un salto al vacío para que la piel no dude al ver la piel del otro. Encuentran en un viaje su opción de continuar, sin paracaídas y sin distracciones. Y Cádiz es el mejor de los escenarios para su primera aventura juntos.

Marco planifica la expedición junto a Marcela, reservan hoteles, restaurantes y bares chulos, playas acogedoras, monumentos obligados y las calles y el horario por donde pasarán las chirigotas del Carnaval. Es su primer viaje juntos y en un pequeño cuaderno azul que ha comprado Marcela anotarán sus vivencias. Todo preparado, a tres días, para su nueva vida.

Marco llama a Marcela, es urgente e inesperado. Un golpe de mala suerte y el tendón de su pierna se ha roto. No puede caminar y lo peor de todo es que su viaje se presenta imposible, inalcanzable, tiene que esperar. Ambulancia, hospital y una noticia difícil de asumir: urge operar. Es su primera operación y está aterrorizado. Y cuando sale del quirófano ella le ve, le anima, le ha esperado. Marco toma la mano de Marcela y con los ojos vidriosos le dice te quiero por primera vez. Su primer te quiero.