1244. SUEÑOS DE PAPEL Y TINTA.
Delia Oloriz Vicente | Juntadoradepalabras

Joder no se me ocurre nada! Siéntate, siéntate y hazlo! No puedo mi culo se niega tengo que moverme! Me cuesta un poco respirar, dios que sudores más malos, las manos se me entumecen, necesito comer, no no, eso no, bastante banquete se está dando ya mi cortisol!! Vamos vamos donde coño te has metido maldita inspiración? Siempre pienso que el siguiente escrito jamás podrá superar al anterior. Así que cada vez que tengo que preparar algo nuevo, me bloqueo y poco menos que entró en pánico, quiero que el mundo se pare, y apeame de el isofacto!! A poder ser, que me deje cerquita de Honolulu…
Viendo el percal, decidí que mi menopáusico cuerpo merecía un descanso. Estaba al borde del colapso, y necesitaba no pensar en nada más, que no fuese venderme cual furzia, a la sutil llamada de don Morfeo…
-La última por favor?
-servidora!
-Vaya tinglado hay aquí formado no?? Con la prisa que tengo! Puf, aquí tenemos para rato, o para días…
-A ver por favor, escúchenme!!
Las consonantes pueden ir pasando por el pasillo central y esperar su turno, las sílabas manténganse en su sitio, no se muevan o perderán la vez.
-Que le pasa hoy a la jefa?? Normalmente esto va más rápido!
-No se, pero por lo que se comenta en las altas esferas, ya sabes, adjetivos verbos y demás estirados, es que su inspiración la ha abandonado por otra más joven…
-Hostia! De aquí no salimos ni para resolver un crucigrama!
-A ver, habrá que darle tiempo a la mujer, no creo yo que este haya sido el principal motivo de nuestro confinamiento. A mis acentos ha llegado el chisme, de que a raíz de su último relato y viendo la repercusión que este ha tenido, en vez de creerse y crecerse, se ha hecho más minúscula si cabe. Ya sabes, estos principiantes de «pro» no están acostumbrados a los signos de admiración!
Quizás le de miedo no estar a la altura de una buena mayúscula…
-vaya, toda una pena. Por experiencia te diré, que la palabra sueños y la palabra miedos, no encajan bien en el mismo paréntesis.
Pues no son exquisitos los curvaos!
Los que van a tener suerte con toda esta movida son los señores interrogantes, habías visto alguna vez tanto junto? Creo que los están situando en los primeros puestos.
-Que salgan, tal vez sea lo que ella necesita. En cuanto estos desfilen y vea que su inspiración no le hace ojitos a nadie, nos engalana con nuestras mejores tildes, y nos junta de nuevo bonitas y ordenadas… Me duele la espalda de tanto tachón!
Mira, por ahí vienen los puntos suspensivos, malditos rechonchos! Anda que no tira de ellos para salir del paso!
– Ey señorita, el punto y final se está colando! Pero a donde cree que va?
Despierto, babeo, bostezo, me estiro respiro, y comienzo…
FIN.