875. TENDENCIAS DE PRIMAVERA
Cristina Soria López | Margarita Vermú

Es primavera. Estoy gorda. Es primavera y estoy gorda. He leído ya una decena de revistas de moda online para ver qué se va a llevar esta temporada y ya he visto que me va a quedar todo mal. A mí, que estoy gorda, pero también a las flacas. Faldas del largo de un cinturón, chaquetas que solo tapan las tetas y las bragas asomando por encima del pantalón. Estamos todas jodidas. Pero sigo navegando por internet porque no me resisto a imaginarme con 15 kilos menos y luciendo abdomen con un puto crop top.
Y de pronto, una entrada de Google que dice: Tendencias gordis de primavera 2022. “Serán hijos de puta – pienso- encima con recochineo”. Y pincho el link, claro. Venga, vamos a ver esos vestidos de mierda, amplios como un mantel cosido que no marcan lorzas. O mejor aún, vamos a ver cómo son esas modelos delgadas llevando vestidos para gordas.
La página no carga. Le doy a refrescar. Sigue sin cargar. Insisto. Me enfado. Pienso en abandonar, pero no puedo. Me han llamado “gordi” en la puta cara, me han retado. Las cabronas que han escrito ese artículo saben qué ropa me va a quedar bien y no consigo verlo. Me han humillado y quiero que lo sigan haciendo mostrándome ropa cojonuda que no podrá pagar o que no querré pagar porque no es tan cojonuda como piensan.
¿Lo puedo retirar? – me pregunta el camarero refiriéndose a mi taza de café que me bebí compulsivamente mientras navegaba por el paraíso del índice de masa corporal perfecto.
Sí, gracias – ¿me puedes traer otro y un croissant?
Lo que tú quieras, gordi – me contesta guiñándome un ojo.
Y cuando regresa con lo que he pedido puedo notar su mirada de aprobación. No le importa que haya quitado el mantel de la mesa y me lo haya atado sobre mi cuerpo desnudo. Le sienta fenomenal a mis curvas. Además es de cuadros rojos, y esta temporada el vichy regresa con más fuerza que nunca al street style. O eso dicen en Tendencias gordis de primavera 2022, que por fin de deja ver.