63. THE WITNESS
PABLO IBÁÑEZ BÁGUENA | PABLO

Escribo esta carta a la opinión del Pastor. Mi nombre es Armando Bronca, entré hace poco en la congregación y me he dado cuenta de que hay cosas que no van bien. Ante todo, perdóneme Padre, pero creo que todo está mal desde el principio. Eso de “Hola, ¿tiene usted un minuto para escuchar la palabra del Señor?” ya no funciona. Usted piense que un día nos abre la puerta un tipo que está deprimido. Como le entremos así, el tipo cierra la puerta y se tira por la ventana. Yo lo haría más informal, más trendy. Algo del estilo “Hey, ¿qué pasa? ¿Conoces a Yisus?” Nos vendría muy bien para conectar con las generaciones más jóvenes. También propongo, con su permiso, cambiarle el nombre a la organización. “Los Testigos de Jehová” suena muy anticuado, muy old-fashioned. A partir de ahora nos podríamos llamar “The Witness”, ¿qué le parece? Ahora está muy de moda. Mire usted, The Killers, The Kooks, The Weekend, The Lumineers. Necesitamos un rebranding, padre. Si usted me da permiso, yo podría encargarme de los mensajes de marca. “The Witness. Fieles a Yisus que llaman a tu puerta ofreciéndote zona VIP en el Reino de los Cielos”. Eso nos haría mucho más international. Podemos predicar a golpe de temazos y crearnos una playlist en Spotify con nuestros hits “Go Christian or Go to Hell”, “Fuck the Devil” o “God is a Woman”. Bueno, este último me parece que tiene derechos de autor, padre. Por otro lado, si usted me diera luz verde, me podría encargar de revisar el vestuario. Estos trajes grises son de funeraria y nosotros lo que queremos es celebrar la vida. Yo creo que Agatha Ruiz de la Prada sería una buena opción para revisar nuestros total looks. Páreme padre, que voy lanzando y si me pongo visto también al Padre, al Hijo y al espíritu Santo. Para ir terminando, creo que nos vendría bien tener un vehículo de empresa. La competencia tiene el Papa Móvil y, entre usted y yo, nos dan mil vueltas en carisma. No le digo que nos ponga una limusina, pero si luciésemos moto por las calles de la ciudad, la gente nos miraría de otra forma. Imagínese, la Suzuki Jehová. Piénselo padre, estas tan solo son las propuestas de un humilde hermano de la congregación. Espero atentamente su respuesta. Con afecto, Armando.