26. TODO MAL
Inma morales puerta | TODOMAL

Tras dos años de relación tóxica, quise animarme un día a salir del agujero, llamé a mis amigas para salir ese día. Habíamos acordamos pillarnos un buen pedal y dejarnos fluir con los fluidos… Llevábamos bebiendo desde las santas 7 de la tarde y sobre las 2 ya estábamos vendiendo nuestra carne al mejor postor en una de las discotecas más cutrepijas de Madrid. Empezamos a darlo todo y teníamos al lado un grupito de chicos que no paraban de hacer el payaso para llamar nuestra atención, eran algo feotes pero graciosetes.
Mis amigas que acostumbran a ir al baño en manada para sujetarse la puerta y yo que acababa de ir al baño justo antes de pedir, y decidí quedarme sola. Vi como entre los colegas se empezaron a pegar codazos y empujaron a uno de ellos, que se acercó y empezó con la técnica Titanic, rompiendo el hielo mal y sin gusto, y cómo no, se ganó el revés que le solté. Entró con una pregunta…¿De qué caverna de la edad de piedra te has escapado para entrar preguntando, «¿qué hace una chica como tú tan sola, en un lugar como este?» Yo natural como el yogur sin tropezones, le dije: «Me he venido a esta parte de la discoteca apartada, para tirarme unos cuantos pedos, pero aquí has venido tu a jodermelos» El chico se quedó tan parado que solo pudo girarse avergonzado a sus amigos que no paraban de reír y reír a carcajadas y gritar como locos al haber escuchado el latigazo que había partido en dos el lomo de su colega…
Para mi sorpresa, el muchacho se giró de nuevo a mí y me dijo muy serio: «joder, me acabo de enamorar» y yo me empecé a reír y el también, le había parecido ingeniosa la manera de quitarse a un imbécil como el de encima y supo admirar mi acto a pesar de ser el, el imbecil protagonista que quedaba ridiculizado. Esto me hizo verle hasta interesante ya que muchas veces cuando a muchos chicos le he dañado el orgullo ridiculizando un acto similar a este se han puesto idiotas, gallitos, muy bordes conmigo.
El caso es que la cosa se calentó y mi escudo se calló allá por mitad de esa pista de baile y cuando me dijo de acompañarle a su casa, afirmé, me despedí de mis amigas y allá que me fui en taxi con el. Batería al 70% ropa medio decente para poder hacer mañana el camino de la vergüenza…¿Qué podría salir mal? Pues ¡TODO! Estaba casado y me di cuenta al día siguiente al salir a tientas de su casa, sobre el cabecero de su cama, presidía una foto tamaño lona de gran Vía de él y su mujer vestidos de novios sobre un césped! Cogí lo que pude y salí escopetada de allí! Cuando me quise dar cuenta estaba caminando por medio Madrid sin bragas y con el sostén colgando del bolso! Jamás supe nada más de el!