987. ÚLTIMO INFORME 2.0
Javier Celada Pérez | Petricor

Quince de agosto del año en curso en la órbita del planeta Tierra.
5:47: Hora local.
Último comunicado de la expedición Klingomniana por el sistema solar. Los cosmonau-tas: Pekus-2 y Mat Mat.
00.05: Sobrevolando la península ibérica observamos miles de destellos de colo-res procedentes de diversos puntos del territorio, cada uno, generando música y jarana por igual. Verbenas, son llamadas popularmente.
00.32: Procedemos a reconocer una de ellas al azar. Curiosamente, nadie recela de nues-tro aspecto, altura y color verdoso, por lo que decidimos no modificar nuestra estructura molecular y nos mezclamos tal y como somos entre la feliz concurrencia que abarrota las instalaciones de la cámara agraria. Toca la Orquesta Calipso.
00.53: Suena el pasodoble España cañí cuando nos acercamos a una especie de barra interminable sobre la que se acodan los que, creemos, o bien no saben bailar o no tienen con quién, con la intención de tomar ―previo ticket― unas muestras de lo que aquí con-sumen. Yo me decanto por el Negrita cola y mi compañero pide Dyc limón ―para chu-parse los tentáculos―. Unos paisanos nos invitan a chupitos de orujo y el más fornido se ofrece para bailar con Pekus-2 una bachata. Este accede entusiasmado y desaparecen entre una multitud de parejas que, a pesar del sofocante calor, bailan descaradamente pegados. Rifan una paletilla, un queso de oveja y una garrafa de aceite.
01.41: De repente, tras un brusco giro de ritmo, las parejas se disuelven formando hileras en una ensayada coreografía para loar a su amado líder: un tal Paquito, de profesión chocolatero. Al cabo se marchan los niños, los ancianos, y muchos grupos de puretas. Suena Sueño contigo, de Camela. Ronda de chupitos, cambio de estilo y petición general de «Gasolina». Una moza me conduce hasta la pista con la intención, dice de perrear. Afirma que me muevo con mucho flow. Chupa mi mandíbula superior, me invita a un cubata y me insta a bailar con sus amigas; solo una me pisa la cola.
03.38: Suena un popurrí de éxitos de Georgie Dann. El paisano fornido vomita encima de un montón de chaquetas y posteriormente le pide matrimonio a Pekus-2. Este acepta encantado. Ronda de chupitos de Jägermeister. Suena Chiquilla. Nos invitan a bocadi-llos de panceta. Sublimes. Tras la ingesta, la paisana que me pisó la cola me conduce hasta un lugar cercano donde sus amigas hacen lo mismo que hacían en la verbena, pero alrededor de un Seat Ibiza con el maletero abierto.
05.47: Pongo fin al informe cuando suena Fiesta Pagana. Pekus-2 y yo, hablándolo mientras miccionamos sobre la rueda de un tractor, decidimos no regresar a Klingom. Además, una grúa municipal se ha llevado nuestra nave (adjunto imagen de la pegatina que dejaron los funcionarios en su lugar). Corto. Nos vamos con los colegas de capea y a meter a Pekus-2 en un pilón como manda la tradición…
PD. No vengan a visitarnos sin tickets. Afectuosamente, Mat Mat.