UN CORAZÓN DEMASIADO GRANDE PARA TAN POCO ESPACIO
Sonia Martínez Cámara | Miga

5/5 - (6 votos)

Me lo recomendó una amiga. Me dijo que así ella encontró la manera de desplazar la soledad atrincherada en sus horas libres y hacer hueco que rellenar con calor. A mí, me convenció la idea de que fuera un plan libre de ataduras: “tú vas, le conoces, os conocéis, y si ves que no marcha, pues nada”. ¿ Qué pierdo por probar?

Me citaron a las diez. A las ocho yo ya estaba en pie, suficiente para tomar mi desayuno sagrado de los sábados y recoger mi miniestudio de soltera con vistas a la plaza de Lavapiés. Increíble, resulta que mi estómago no estaba vacío: las orugas que se dedicaron durante tanto tiempo a tejer encogiéndome el estómago, solo estaban hibernando en crisálidas, y ahora habían despertado transformadlas en traviesas mariposas. Yo las mandaba callar, preocupada por disimular mi poca experiencia, preguntándome si él lo notaría.

Llegué a las diez y dos minutos, puntual fiel a mis principios pero con dos minutos de “esto no es para tanto”. Antes de pasar a conocerle, me contaron que en el pasado había sufrido y que, al parecer, sus medidas no acaban de cuadrar con los cánones de la vida madrileña, por eso estaba como estaba. Pero me garantizaron que habían encontrado mi ‘match’. Lo mejor era que nos conociéramos dando un paseo.

La verdad, fue un desastre, no hablábamos el mismo idioma: cuando yo paraba a hacer una foto, a él algo en el aire le decía que era un buen momento para correr; cuando yo avanzaba observando las nubes bajo el cielo azul, él se detenía interesado por los olores de una flor.

Fue un desastre: yo hasta arriba de preocupaciones y ansiolíticos; él, disfrutando cada segundo el aire chocando contra su nariz.

Fue un desastre: yo pequeña y debilucha; él grandullón y fuertote.

Fue un desastre: yo riendo a carcajadas por sus ocurrencias; él mirándome fijamente con esos ojos redondos y marrones.

Fue un desastre: mi subconsciente descubriendo lo que es el amor en realidad.

Fue un desastre: “pero yo no tengo espacio para tener un perro tan grande”.