1257. ¡VAYA ENREDO!
MONTSE JIMÉNEZ ESCOBAR | contalabas

El otro día me llamó mi amiga y me dijo que ya era abuela. Ya abuela… si hace dos días eras nieta… —le dije.
—Ya, hija, ya… En dos ratos pasa la vida… pero eso no es lo peor… ¡Ni idea tienes de cómo nacen ahora los niños!
—Cuenta, hija… en ascuas me dejas… Ahora mismo apago la sartén, me sirvo una copa y me siento…
—Pues nada, me fui allí en cuanto me llamaron… Llegué y estaban con la meditación, los ejercicios de elasticidad y la música de fondo…
— ¡Qué bien me venía a mí ahora, con el lío de comida que tengo hoy!
— Me encantó, la verdad. Cuando entré, toda sudorosa, y me los encontré en el suelo… allí me tumbé yo también… Cuando ya estaba roncando, me dijeron que ya se iban al paritorio… Mi nuera no mostraba ni una mueca de dolor. Ni tripa parecía que tenía por el brío con que se dio la vuelta… Qué bueno, lo que evolucionan los tiempos, pensé. Me quedé esperando, pero pasaba el tiempo y nadie salía, así que pregunté a la enfermera:
— Están tardando mucho, ¿no?
— Qué va… lo normal. Seguro que no han traído todos los preparativos.
— Yo creo que sí… Llevan varios días con todo preparado…
— Ya le digo yo que algo no traen… El otro día pasó con otros primerizos. ¡Habían venido sin haber creado un canal de YouTube al niño! No me lo podía creer… Así que el niño, en cuanto asomó la cabeza, se colocó con una pose… Les dije: ¡La foto, la foto para Instagram, que el niño está posando! Y ya el padre reaccionó y le hizo una foto. «¡El hashtag! ¿No se habrán olvidado de elegir un buen hashtag?, que eso marca mucho…», les recordé. Pero el niño se quedó así y no quería salir por más que su madre empujaba… Me lo imaginé: ¿Tiene el niño cuenta en Twitter y en Facebook? —les pregunté
— Sí, sí… por supuesto.
— ¿Y canal de YouTube?
— Sí, claro… Seguimos todas las indicaciones del Manual de supervivencia para padres enRedados…
— ¿Canal de YouTube propio?
— Ah, no… Pensamos que serviría con el nuestro…
— ¡No! Eso lleva muchos años prohibido, ahora los niños tienen que tener su propio canal…
Eso me contó la enfermera y es lo que les pasó también a los míos, que me lo dijeron luego. Así que se metieron en YouTube, le crearon un canal, todo esto deprisa porque el niño hizo un gesto con los ojos que significa claramente que no saldrán hasta que puedan formar parte, sin ningún tipo de enredos, de esta sociedad tan enRedada… Viene en el Manual, que me lo enseñaron luego…

— Hija, me he bebido de un trago la copa sin enterarme… Si no me lo cuentas tú, no lo creo. Por cierto, ¿lo habéis grabado?
— Sí, ahora te paso el canal de YouTube de mi nieto y las cuentas, para que le sigas… Y no te olvides de poner el hashtag:… #vayaenredo