VIAJE EN EL TIEMPO
ALBA TORRES CANO | Miss Embryologist

4.5/5 - (2 votos)

VIAJE EN EL TIEMPO



¿Las personas recuerdan la fecha exacta de sus primeras citas? Diría que no es lo habitual. Sin embargo, tengo la certeza de que sí recordaré la nuestra.



8 de Junio de 2019

Fue una primera cita de esas que esperas con ansias, y al mismo tiempo con miedo. Probablemente todas las citas que van a valer la pena se sienten exactamente así. La primera impresión es para siempre, o eso dicen… Yo ahí discrepo. Quizás sea a así cuando esa primera impresión va acompañada de pensamientos grandilocuentes. Pero, y siento decepcionarte, yo solamente pensé…. ¡No tiene cejas!

Y este tierno/cómico momento me arrastra por una cola de gusano temporal que me lleva a otras primeras citas, gracias a las cuales estamos teniendo nuestro encuentro actual.



9 de Julio de 2004

Fran era una de esas personas con la cara amable. Objetivamente diría que era guapo, con lo cual ya estaba más de la mitad del camino hecho.

No sé si se podría considerar una cita al uso, pero para mí ese día fue realmente nuestra primera cita. Jugamos una partida a la Play Station 2, concretamente al Crash Bandicoot, y le gané. No sé si jugó bien sus cartas y me dejó ganar, tal y como me dijo años más tarde, o si se puso nervioso por estar conmigo y perdió. De cualquier modo, yo siempre he sido buena con la consola.

Qué bonito echar la vista atrás y ver la relevancia que va a tener en tu vida un momento tan mundano…



Y de repente vuelvo a entrar en la cola de gusano temporal que me lleva a otra primera cita



25 de Septiembre de 2018

– Quítate la ropa y ábrete de piernas

Puede que otras primeras citas empiecen así, pero yo no estoy acostumbrada a esto. Cierto es, que tampoco es una primera cita al uso, pero procedo a hacer lo que se me ha pedido.



Y este misterioso viaje en el tiempo me lleva de nuevo al principio de esta historia. A nuestro primer encuentro. A nuestra primera cita. Y entonces doy las gracias a tu padre, Fran, por formar parte de esta aventura y hacer que hoy tú y yo estemos juntas. También agradezco al ginecólogo que aquel 25 de Septiembre me realizó la transferencia embrionaria para poder quedarme embarazada.

Y también agradezco que esta sea mi última primera cita. La más maravillosa jamás imaginada.



Sin embargo, vuelvo a sentirme atraía hacia el túnel del tiempo, que me arrastra en esta ocasión hacia delante, hacia un tiempo no conocido aún. Y me encuentro en una sala muy parecida a la que estábamos tú y yo, de nuevo observando una carita pequeña, parecida a la tuya, Irati.



Esto sí es una sorpresa, Señor Universo, ¿No habíamos quedado en que ya habíamos terminado con lo de las primeras citas?